En Podemos Castilla y León hemos presentado en las Cortes Regionales una serie de enmiendas al presupuesto elaborado por la Junta de Castilla y León (acordado por los grupos PP y Ciudadanos) en el que hemos trasladado, dentro de la Consejería correspondiente, los gastos que no consideramos prioritarios hacia otros campos con mayor interés para nuestro partido, en ese esfuerzo que tenemos en Podemos por optimizar los recursos y, de esta forma, satisfacer las necesidades reales del conjunto de la ciudadanía.
De esta manera, y desgranando dichas enmiendas por Consejerías, y sin ser absolutamente exhaustivos:

• De la Consejería de la Presidencia hemos trasladado gastos elevados en estudios y trabajos técnicos, o prensa, revista y publicaciones hacia la recuperación real de la memoria histórica, fomentar y crear empleo público evitando las privatizaciones, o programas de retorno para que nuestros conciudadanos puedan volver a su región.

• De la Consejería de Economía hemos enmendado el enorme gasto en aplicaciones informáticas presupuestado, y lo hemos derivado a planes de industrialización individuales para casi todas las provincias de nuestra comunidad, además de para la zona de la central nuclear de Garoña, cuyo entorno industrial y laboral se ha visto gravemente empobrecido con el cierre de dicho centro, el cual daba empleo a la mayoría de los habitantes de la comarca.

• De la Consejería de Agricultura y Ganadería hemos trasladado gastos en inmovilizado inmaterial por ayudas de emergencia a estos sectores (sequías, inundaciones), planes para fomentar en todos los ámbitos la agricultura ecológica, o acciones para promover la figura de la mujer en el mundo rural.

• De la Consejería de Fomento y Medio Ambiente hemos traspasado gastos presupuestados, excesivos e indefinidos del apartado “Otros” hacia la mejora en la depuración de aguas de los municipios, mejora de la TDT, telefonía e internet en zonas a las que no llega esta tecnología o lo hace de manera deficiente, vertebración vial en la comunidad, fomento del alquiler o una necesaria ordenación de nuestros montes.

• De la Consejería de Sanidad hemos trasladado gastos como el canon del HUBU u otros desproporcionados respecto limpieza y aseo hacia la ampliación de la plantilla de personal sanitario para reducir las listas de espera para consulta y en urgencias, mayor tecnología diagnóstica, aceleradores lineales, investigación en cáncer y enfermedades raras, y construcción de centros de salud en aquellos lugares en los que sea necesario.

• De la Consejería de Educación hemos derivado gastos como retribuciones de altos cargos o subvenciones a centros concertados o, incluso, ayudas a seminarios diocesanos hacia la construcción o reforma de centros públicos de primaria y secundaria, la ampliación de docentes de enseñanza pública para todas las edades formativas, mantenimiento de escuelas rurales y apertura de comedores escolares.

• De la Consejería de Empleo hemos trasladado gastos como las ayudas a empresas privadas de inserción profesional hacia el fomento del autoempleo y afiliación a la seguridad social de mujeres jóvenes en el mundo rural, o la dinamización económica y demográfica de toda la región.

• De la Consejería de Familia e Igualdad hemos derivado gratificaciones y otra cantidad de gastos, incluidos en capítulos “Otros”, hacia el aumento del personal de atención a las personas mayores en residencias y centros de día, acciones para la lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres o el apoyo a la empleabilidad de los jóvenes de Castilla y León a través de recursos propios.

• De la Consejería de Cultura hemos derivado la asignación a la Fundación Siglo, y gastos en campañas de promoción hacia una mayor financiación de museos, bibliotecas y asociaciones culturales, aumento en la dotación de la propia Consejería, que consideramos infradotada, o la promoción a las Artes Escénicas, Plásticas y Audiovisuales de nuestra comunidad.

Estos son solo unos pocos ejemplos de las 988 enmiendas al presupuesto para 2018 que nuestro partido ha llevado a cabo en las Cortes regionales, y que alcanza un montante total de cerca de 305 millones de euros, pero que sirven como guía para entender cómo nos gusta en Podemos repartir lo que es de todos y cómo tenemos en mente siempre lo que para nosotros es un axioma: la gente, lo primero.