El Partido Popular nos sigue vendiendo la recuperación económica y la salida de la crisis, y lo que nos encontramos es que el número de parados en Castilla y León disminuye al mismo ritmo que aumenta el número de personas que se marchan de la región.
Por lo tanto, no se crea empleo, se pierde población, y los pocos nuevos trabajos son, en su inmensa mayoría, precarios, a tiempo parcial y de corta duración (el 25% dura menos de una semana).
Es necesario cambiar de modulo productivo para empezar a dejar de repartir miseria.