El delegado territorial, cuestionado

López Escobar tiene un largo historial de decisiones dudosas o irregulares.

La Dirección General de Medio Natural paralizó recientemente en Sigueruelo las obras de repoblación agresiva de una finca de 100 ha protegidas de uso común que contaban con el aval del Delegado Territorial de la Junta en Segovia, Francisco Javier López Escobar Anguiano.

Se recuerda la intervención de este señor con la planta de Compostaje de Fuentepelayo; sus omisiones en el Parque Natural del Duratón -no dispone de Plan de Ordenación de Recursos Naturales ni Plan Rector, como indica la Ley-; el caso de Maderuelo, donde ha permitido irregularidades en la creación de un Centro de Interpretación que no existe, en la modificación de una carretera en la zona, o en la autorización de un aparcamiento.

También se sabe que, en abril, el delegado territorial echó de una reunión al jefe del servicio territorial de Medio Ambiente, después de que votara en contra de la aprobación de la instalación de una fábrica en suelo rústico promovida por una empresa en cuyo consejo actúa como secretario el administrador de Segovia 21.

Alguien debería depurar las responsabilidades oportunas del Delegado Territorial en Segovia.