Fernández reprocha a Herrera que no interceda por Burgos para frenar la despoblación o el paro

09/05/2018

Burgos. El secretario general de Podemos Castilla y León ha acudido a Burgos para dar voz a las principales reivindicaciones de sus vecinos, a los “retos y desafíos” de capital y provincia. Pablo Fernández ha recordado la incidencia de problemas como la despoblación o la necesidad de reindustrializar zonas como Miranda de Ebro y Las Merindades.

La Comunidad se encuentra “en un momento crucial e histórico tras un duro y largo invierno bajo el mandato del Partido Popular, que ha sumido a Castilla y León en una negra noche”, ha lamentado el portavoz de la formación morada en las Cortes. No obstante, ha defendido que está germinando un cambio reflejado en movilizaciones como las de los pensionistas y las mujeres. Se percibe “una aurora de cambio y se trata de profundizar el cambio para ganar las elecciones en 2019”.

La visita a la capital burgalesa se ha producido en el marco de la ruta diseñada por Podemos bajo el lema ‘Las personas, lo primero. ¿Qué Castilla y Léon quieres?’, que durante los próximos dos meses recorrerá medio centenar de municipios. Tras recabar sugerencias, aportes e iniciativas de la ciudadanía, se volcarán las propuestas en el Debate sobre el Estado de la Comunidad, a finales de junio.

En ese sentido, ha recordado que el próximo Debate sobre el Estado de la Comunidad será el último para el “todavía presidente Herrera”, quien “flaco favor le ha hecho a la provincia” a pesar de ser él mismo “burgalés” ya que no ha logrado “grandes avances”. Pablo Fernández ha asegurado que Herrera “pinta monas en Madrid” y ha calificado de “sintomático” que en los Presupuestos Generales del Estado se olvide a Burgos en temas flagrantes como “la AP-1 o el tren directo”.

Por último, ha aprovechado la ocasión para reprochar al Partido Popular el “mercadeo” que promueve en torno a las mujeres. Pablo Fernández ha criticado que varios ayuntamientos del PP anuncien que “si se aprobaban los presupuestos”, se dotaría “económicamente la ley contra la violencia machista”. En esa línea, lo ha considerado “indigno” e “indecente” y ha afirmado que la violencia de género debe ser tomada como “un problema de Estado” y ser atajado como una lacra que “afecta a toda España y que se ha sufrido con crudeza en Castilla y León en los últimos días”.