Interpelamos a la Junta sobre la viabilidad de las plantas de biomasa en Palencia y León

El procurador palentino Ricardo López Prieto, ha preguntado a la Junta en la comisión de Fomento de las Cortes de qué forma va a impulsar la construcción de las plantas de biomasa en Cubillos del Sil (León) y en Guardo (Palencia) a iniciativa de la empresa Fuerzas Energéticas del Sur de Europa, que forma parte del entramado empresarial de Forestalia.

La interpelación a la Junta responde al hecho de que la inversión prevista para la planta de biomasa de Cubillos es de 112 millones de euros, y en su financiación consta una colaboración pública de unos 50 millones. Ante la importante aportación de dinero público a una empresa privada, este grupo se ve obligado a pedir garantías sobre la viabilidad del proyecto ya que si existe alguna duda sobre dicha viabilidad y la previsión en la generación de empleo se va a quedar en nada, el resultado puede ser de nuevo una importante deuda que vamos a tener que asumir por una mala gestión.

Planteamos esta cuestión porque ya tenemos cierta experiencia sobre las políticas de reestructuración de las comarcas mineras aplicadas hasta ahora, que no han generado alternativas para impedir el vaciamiento de las cuencas de gente. Nos gustaría por tanto que la Junta nos asegure el futuro de esos 1.100 puestos de trabajo supuestamente garantizados en Cubillos y en Guardo.

La Junta de Castilla y León avala este proyecto asentándose en el Plan regional de bioenergia de CyL, sin embargo este documento determina el límite de 25Mw para que una planta de biomasa no dificulte la logística, el riesgo de suministro y el impacto sobre el territorio, además de no compensar la inversión. En este sentido, tanto la planta de Cubillos, como la proyectada para Guardo son de 50Mw cada una.

Forestalia va a recibir importantes subvenciones públicas, justificándolas en un Plan Sectorial que no se cumple. No sabemos si la Junta nos puede asegurar que la inversión que está haciendo es viable y que realmente aspiramos a garantizar las previsiones de la creación de 1.100 empleos directos e indirectos (en Cubillos y en Guardo)

Además el hecho de que se establezca un periodo de dos años para medir las emisiones de benzenos antes de determinar la viabilidad de la planta debe condicionar también la responsabilidad de asumir el aval por parte de los castellanos y loeneses. En este sentido, resulta inquietante que Forestalia rechazara este condicionante en Aragón, es decir, decidiera trasladar la planta a León en vez de construirla en Aragón, donde si se les exigía dos años de mediciones antes de su puesta en marcha.