La Junta impulsará el asociacionismo femenino en el mundo rural

Gracias a una iniciativa parlamentaria de Podemos CyL

En la Comisión de Familia e Igualdad de las Cortes se ha aprobado por unanimidad la iniciativa de Podemos CyL, defendida por la procuradora Laura Dominguez, para la realización de un análisis sobre el asociacionismo femenino en el medio rural con el objetivo de evaluar la prevalencia de las mujeres en la totalidad del tejido asociativo que incluya el análisis de las asociaciones agrarias y ganaderas y el papel de las mujeres en las mismas, una vez recibida la información precisa de dichas asociaciones.

La propuesta aprobada por unanimidad permitirá también que se implementen medidas en torno a este análisis previo para la incorporación de las mujeres en el tejido asociativo donde tienen menor prevalencia así como medidas correctoras en los puestos de poder de las principales entidades con implantación en el medio rural.

Es una tendencia generalizada el paulatino descenso de las mujeres que viven en el medio rural. En Castilla y León, las mujeres, que representan algo más de la mitad de la población, el 50,58 %, no son sin embargo la mitad de las personas que viven en el medio rural, donde los hombres suponen seis puntos más que las mujeres. Es decir, hay una tendencia a la masculinización del medio rural en nuestra Comunidad Autónoma.

Esta propuesta del grupo parlamentario Podemos CyL surge de la necesidad de implantar de forma transversal una serie de medidas que equilibren la permanencia de las mujeres en el medio rural, entendiendo estas medidas como facilitadoras de la repoblación en un contexto en el que el crecimiento poblacional de nuestra tierra está en caída libre.

Los estudios sobre asociaciones de mujeres en el ámbito rural son necesarios para entender mejor la escasa representación social de las mujeres que tradicionalmente han contado con limitados o insuficientes recursos y oportunidades para la intervención y decisión pública.

En el ámbito rural el asociacionismo femenino es amplio pero poco conocido. Según algunas expertas, la restructuración socioeconómica, cultural y política del espacio rural, tradicionalmente ligado a un sistema de
producción doméstico basado en la gratuidad del trabajo familiar y fruto de relaciones de poder
intrafamiliares estructuradas en función de la edad y el género, ha afectado decisivamente a las relaciones de género.

La disminución de los trabajos del sector agrario y la salarización del empleo rural han repercutido en la feminización de determinadas labores rurales, transformando decisivamente las oportunidades de trabajo no agrario emergentes en el marco local así como en las estrategias ocupacionales de las mujeres rurales, y esto ha transformado radicalmente la organización económica y social de muchos núcleos rurales.

Además, la reestructuración de las economías agrícolas familiares, donde la mayor parte de las mujeres
trabajaban, dio lugar también a una pluriactividad en el espacio rural y a una diversificación de la economía doméstica, combinando todo tipo de agricultura y generando nuevas dinámicas en la división sexual del trabajo y en las relaciones de género.

Desde Podemos CyL celebramos el apoyo de todos los grupos parlamentarios a esta iniciativa que, una vez aprobada, obliga a la Junta a conocer mas profundamente la demanda real de las mujeres rurales.