El programa de Alberto Chicote, emitido por una televisión nacional, ha hecho saltar todas las alarmas sobre la gestión de la Junta de Castilla y León en la vigilancia de la atención a los mayores en Residencias privadas, concertadas o públicas de gestión privada. Por eso, Pablo Fernández, Secretario General de Podemos Castilla y León, ha preguntado hoy al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, por lo denunciado en el citado programa de TV ya que pone en tela de juicio la vigilancia debida y de inspección atribuida a la Consejería competente en esta materia. “No sé si debería fichar al señor Chicote, pero lo que sí que debería hacer es aumentar de forma exponencial el número de inspectores para evitar situaciones abominables como esta” ha comenzado asegurando el SG autonómico durante su intervención en el Pleno. Es más, Fernández ha exonerado de culpa a los funcionarios “que bastante hacen con lo que tienen” y le ha recordado al presidente de la Junta todas las normativas que obligan a su gobierno a salvaguardar la buena praxis en los centros de mayores de la comunidad.

Y es que, según desvela el programa, las prácticas respecto a la comida servida en estas residencias son más que deficientes: sirven comida no verificada ni con la trazabilidad debida y menús estándar sin tener en cuenta las especificidades sanitarias de cada residente; hacen el resguardo de las muestras de comida en bolsas y embalajes no adecuados; no disponen de personal experto en materia nutricional; los propios residentes compran comida en los supermercados cercanos porque se quedan con hambre…”En la residencia de Babilafuente las ratas campan a sus anchas, hay comida en bolsas de basura, hay mayores deshidratados porque no se les suministran los tratamientos adecuados, por no hablar del rosario de irregularidades en materia laboral” ha citado el portavoz de Podemos Castilla y León, por poner un ejemplo de los muchos denunciados por el Grupo Parlamentario.

En repetidas ocasiones, Podemos CyL ha realizado iniciativas parlamentarias relacionadas con irregularidades detectadas en Residencias de mayores: Preguntas escritas en septiembre de 2017, pregunta oral en pleno en octubre de 2017, nuevas preguntas en noviembre de 2017, etc. No obstante, la contestación recibida ha sido siempre la misma: “comprobando que el origen de las materias primas recibidas y recepcionadas es correcto y que las condiciones higiénico sanitarias son aceptables”. Sin embargo, los expedientes que recogen dichas irregularidades continúan abiertos por motivos administrativos y de funcionamiento y se encuentran calificados como graves y muy graves. De hecho, el pasado 5 de octubre se realizó una visita de inspección al centro que protagonizó el citado programa y la contestación recibida fue idéntica a la ya citada.

Teniendo en cuenta que esta situación no sucede en centros públicos, que no buscan una rentabilidad económica como parece que sí lo hacen los centros privados, y que los centros públicos solo suponen el 33% de las plazas totales en Castilla y León, la responsabilidad de control por parte de la junta es inexcusable y así está recogido tanto en el EA como en los reglamentos autonómicos derivados.

“Llevamos un año denunciando esta galería de los horrores y ustedes lo quieren despachar con una multa de 66.000 euros” ha criticado Pablo Fernández, “tienen el deber y la obligación de controlar, inspeccionar, vigilar y sancionar y pueden decretar el cierre preventivo de las residencias, pero está claro que son muy laxos y tolerantes con determinadas empresas privadas porque, como decía Da Vinci, quien no castiga el mal, ordena que se haga. Situaciones dantescas como esta se repiten en residencias de la comunidad ante la pasividad de la Junta con las prácticas de determinadas empresas privadas que ven en nuestros mayores un nicho de negocio y buscan exclusivamente rentabilidad económica” ha añadido.

Por eso, desde el Grupo Parlamentario se aboga por residencias enteramente públicas porque “el bienestar, la salud y los derechos de nuestros mayores no pueden ser nunca un negocio” ha explicado el portavoz autonómico poco antes de que la presidenta de Las Cortes, Silvia Clemente, silenciase su micrófono y permitiese en el turno de réplica los insultos personales hacia el Secretario General de Podemos Castilla y León por parte del presidente de la Junta Juan Vicente Herrera.