Pablo Fernández invita al PP a visitar los pueblos que ha convertido en “cementerios”

El Grupo Parlamentario Podemos ha reprochado a Herrera la pérdida de 17.600 habitantes en Castilla y León

Pablo Fernández ha utilizado su pregunta para respuesta oral en el último pleno de las Cortes de Castilla y León para pedir explicaciones por los 17.800 castellanos y leoneses que se marcharon en el primer trimestre de 2017.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) demuestran el balance negativo del saldo migratorio para la Comunidad, con una pérdida en el último año de 5.000 habitantes. Para el portavoz de la formación morada, dicho balance expone “falta de ambición y resignación” del Gobierno Autonómico para revertir “el principal mal” que padece la región: la despoblación.

Ésta conclusión, que Fernández ha calificado de “corolario”, se suma a otros “frutos” del Gobierno del Partido Popular: “pobreza, precariedad, desigualdad y falta de oportunidades”, lo que propicia que los ciudadanos “se marchen de Castilla y León”.

En los últimos diez años, según ha manifestado el portavoz, se han perdido 131.529 habitantes, lo que supone “el paradigma de la España vacía que se muere”. En los últimos cuatro años, la cifra alcanza los 94.074 habitantes menos, la mayoría de ellos ubicados en la franja entre los 16 y los 64 años, es decir, en edad de trabajar.

En cuanto a envejecimiento, la Comunidad aporta seis a las diez provincias de toda España que más lo sufren, con Zamora a la cabeza. En ése sentido, Fernández ha criticado que “Castilla y León no es país para jóvenes en un país que no es para pensionistas”.

La pérdida de habitantes sitúa a la Comunidad como primera en el podio de la despoblación, por lo que, para Pablo Fernández, la credibilidad de Juan Vicente Herrera, al frente de la Junta de Castilla y León, “es menor en materia de despoblación que el expediente académico de su compañera Cifuentes”.

En ése sentido, ha afirmado que las políticas del Partido Popular son “incapaces de hacer frente al mal de la despoblación”, ya que la dirección adolece de “ideas” y “voluntad política”.

Se ha referido al “antídoto” anunciado, la “agenda” contra la despoblación que ha ido “dando tumbos de una a otra Consejería hasta caer en el cajón del olvido”, así como a la Conferencia de Presidentes “que se vendió a bombo y platillo y de la que no se sabe nada”. Mientras tanto, ha reprochado que “M. Rajoy” acudiera a Zamora “con la desvergüenza de no consignar ni un euro de los Presupuestos Generales del Estado a despoblación”, pero comprometiendo “100 millones de euros” para una estrategia que lo combata, lo que “no da ni para los carteles” y sin decir “de dónde los va a sacar”.

Tras afirmar que “contra la despoblación no se puede luchar en B”, ha sugerido a Herrera que extienda una invitación a Rajoy para visitar los pueblos convertidos “en cementerios”, las aldeas “donde ya no se escuchan risas de niños” y a aquellos secretarios de Ayuntamiento “que no entienden por qué su partido se quiere cargar las Juntas Vecinales”.

“Tierra despoblada, tierra abandonada, tierra usurpada por el capital, las multinacionales y el poder”, ha concluido Fernández, añadiendo una frase de Ernesto Sabato: “hay una forma de contribuir a la protección de la humanidad, no resignarse”.

Finalmente, ha reiterado su compromiso en dejarse la piel “luchando contra la despoblación” y fijando objetivos para que en 2019, “por fin las personas sean lo primero”.