La Comisión de Investigación sobre la actuación, gestión y supervisión de las Cajas de Ahorro de Castilla y León surge para dar respuesta a las demandas, no solo del Banco de España por las irregularidades detectadas en su gestión, sino, y sobre todo, a todos los afectados por esta mala administración. A lo largo de las semanas, en dicha comisión, han compadecido diferentes cargos políticos que ejercían actualmente como miembros de los Consejos de Administración, responsables directos de la Comisión de Control, representantes de la Junta de CyL, empleados y afectados por la mala praxis de las Cajas. “Esta comisión nace lastrada y condicionada por el pacto de la vergüenza entre PP y PSOE que ha impedido su normal desarrollo y que va a distorsionar las conclusiones que se extraigan de la misma” ha comenzado diciendo Pablo Fernández en la rueda de prensa ofrecida hoy en Las Cortes al respecto.

El primer elemento que ha destacado hoy el secretario general de Podemos CyL es que “la Junta de CyL incumplió su deber de vigilancia y supervisión y de poner en conocimiento del Banco de España la situación de las cajas de ahorros que fue sufriendo un evidente deterioro, entre otras cuestiones, por la mala praxis de los órganos de gobernanza de las mismas”. Además, el portavoz de la formación morada ha añadido que la formación y cualificación de los miembros del Gobierno de Administración procedentes del PP y del PSOE “no era la idónea y es evidente que nada salía adelante en dichos consejos de administración sin el consenso absoluto de ambos partidos”

También ha explicado Pablo Fernández que la mayoría de los responsables de las Comisiones de Control que han comparecido en las Cortes aseguraron que dicha Comisión “no controlaba nada” (cita textual) y, por lo tanto, se producía un incumplimiento tácito del contenido del DL 1/2005, de 21 de Julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Cajas de Ahorro de Castilla y León. De hecho, tampoco tenía lugar el papel de seguimiento e inspección encomendado a la Junta de Castilla y León que, además, incorporaba a una persona que le representaba en las comisiones de control de cada una de las entidades. Esto ha provocado que el término “desamparo” haya sido el más utilizado por las organizaciones de consumidores y los empleados de las propias cajas en las comparecencias que han ido teniendo lugar a lo largo de las semanas. “Esta indefensión ha tenido que ver no solo con la falta de apoyo económico sino también técnico y, sobre todo, político” ha aseverado el portavoz en las Cortes de Podemos CyL.

La pérdida de músculo financiero en Castilla y León y de la obra social de las cajas ha sido irreparabale resultando Castilla y León como “ejemplo paradigmático de una tierra que se ha visto vaciada tanto de poder político como económico quedándose al albur de decisiones que se toman fuera del territorio” ha añadido Pablo Fernández a continuación.

Finalmente, el secretario general de Podemos CyL ha concluido que esta comisión nace “herida de muerte” por el pacto entre PP y PSOE y que eso ha condicionado el desarrollo de la comisión, que ha impedido las comparecencias de más de 80 comparecientes propuestos desde la formación morada. Por ello, el portavoz de Podemos autonómico ha afirmado que “es imprescindible el cambio del Reglamento de Las Cortes de CyL ya que, con el actual, las comisiones de investigación están vaciadas de contenido. Hemos hecho un trabajo ingente y hemos intentado que las comisión sirviese para esclarecer lo sucedido y, sobre todo, para depurar responsabilidades políticas pero, con este reglamento, las conclusiones van a ser las que imponga el PP y esto perjudica la democracia en nuestra comunidad, ya que no puede ser que un partido político sea juez y parte en una comisión de investigación tal y como sucede con el Partido Popular y el Partido Socialista. Es un timo, un embuste y un engaño a la ciudadanía”