Pablo Fernández pregunta en el Pleno por la falta de control de las Cajas de Ahorros por parte de la Junta de CyL

Todos los grupos políticos, a excepción del Grupo Popular, han coincidido en atribuir responsabilidad a la Junta de Castilla y León en todo el proceso de desaparición de las Cajas de Ahorro que tenían su domicilio Social en la comunidad

El expolio y saqueo que sufrieron las Cajas de Ahorros en Castilla y León, con participación determinante del PP y del PSOE en el mismo, supone uno de los sucesos más abominables que hemos padecido en Castilla y León” ha argumentado hoy Pablo Fernández durante su intervención en el Pleno que se ha celebrado esta tarde en Las Cortes autonómicas. También ha reprochado al presidente de la Junta de CyL, Juan Vicente Herrera, su “cinismo” al intentar “eludir su responsabilidad”.

Y es que las sentencias del TC 48/1988, 49/1988, que resume la Sentencia 2214/2010 del TS, dejan claro que las competencias estatales no suponen un vaciamiento de las competencias autonómicas, sino un elemento de colaboración entre administraciones y, además, concreta que a la comunidad autónoma le corresponde la supervisión de la actuación de las cajas de ahorro, incluso en materia de solvencia y seguridad, defiriendo al Banco de España la decisión sobre el cumplimiento o incumplimiento de las normas y la formulación de los requerimientos de actuación que fuesen pertinentes para asegurar la solvencia y la seguridad crediticia de estas Instituciones.

En las cajas de ahorros, todo- o casi todo- se pactaba entre el Partido Popular y el Partido Socialista: se repartían los cargos, se atribuían prebendas, consentían la concesión de créditos privilegiados a empresarios y afines, amparaban derroches tales como la organización de ciclos de formación a sitios tan cercanos a la comunidad como Argentina, Nueva York o Venecia” ha asegurado hoy el portavoz autonómico de la formación morada para añadir que, mientras todo esto sucedía, el presidente de la Junta se encontraba “convertido en una estatua de sal ciega, muda y sorda ante tamaño despilfarro”.

La Junta de CyL tenía, además, un representante en cada una de las comisiones de control de las cajas de ahorros aunque, como se ha puesto de manifiesto en la Comisión de Investigación referida, dichas comisiones de control “no servían absolutamente para nada”. También, la citada comisión de investigación, en palabras del secretario general de Podemos Castilla y León, “nació muerta como consecuencia del pacto del PSOE y del PP que han pretendido que no se investigase absolutamente nada”.

El DL 1/2005, de 21 de julio, atribuye, en su artículo 5, a la Consejería de Hacienda de la Junta de Castilla y León el papel de protectorado consistente en velar por los intereses de la ciudadanía y de las propias Cajas de Ahorro. “Pero su gobierno autonómico” ha afirmado Pablo Fernández dirigiéndose a Herrera “desatendió las funciones de supervisión y control e hizo dejación de responsabilidades y condenó al desamparo a miles de consumidores y personas estafadas con productos financieros tóxicos que se vieron abandonados ante su inacción demostrando su falta de interés por las personas”.

El líder de Podemos en CyL ha continuado su intervención citando a Maquiavelo “es un mal ejemplo no cumplir las leyes sobre todo por parte de aquellos que las hacen y ustedes dieron el peor ejemplo incumpliendo sistemáticamente este DL” y reprochando a la bancada popular su negación de que las cajas de ahorros se encontrasen politizadas, asegurando que “los cargos de las consejos de administración de las cajas de ahorros estaban copados por miembros del PP y del PSOE, puestos a dedo, sin tener la cualificación precisa”.

Para concluir, Pablo Fernández ha aludido al insulto proferido por el presidente de la Junta durante la anterior sesión plenaria, sentenciando: “señoros como usted, con expresiones tan machistas, hacen un flaco favor a la política y a la sociedad como flaco favor hicieron dejando desaparecidas las cajas y provocando la pérdida de miles de puestos de trabajo, la obra social y el músculo financiero de Castilla y León para regocijo de quienes salieron ganando, sus amigos los bancos”.