Pablo Fernández ha pedido a las Cortes de Castilla y León que sean “sensibles” a la huelga convocada el 8 de marzo, para que se permita que las procuradoras acudan a la misma, “más allá de terminología jurídica”.

El portavoz autonómico de Podemos se ha referido a esta semana como “especial”, en alusión al jueves, cuando se conmemora el Día Internacional de la Mujer, confiando en que sea “un punto de inflexión” tanto en Castilla y León como en el país.

Ha afirmado que la formación morada apoya la huelga convocada entre las mujeres “sin ambages”, ya que “sobran los motivos” para visibilizar y poner de manifiesto cómo se da un sistema “que está discriminando y marginando a la mitad de la población por el simple hecho de ser mujeres”.

El portavoz de Podemos en las Cortes de Castilla y León ha calificado de “intolerables” e “inadmisibles” los datos de la brecha laboral y salarial. Tanto el país como la Comunidad requieren “un cambio profundo” y que las administraciones públicas empiecen a promover medidas “efectivas” que permitan una igualdad “real” entre mujeres y hombres.

Ha defendido que discriminar “a la mitad de la población” por ser mujer corresponde a una sociedad “enferma” y que, aunque se debe luchar por la igualdad todos los días, un día señalado como el 8 de marzo deberían ofrecerse “facilidades”.

Por ello, ha confiado en que las Cortes de Castilla y León permitan a las parlamentarias formar parte de la huelga, porque más allá de “terminología jurídica”, “las mujeres de Podemos Castilla y León quieren hacer huelga el día 8”, por lo que espera que no se convoquen comisiones, como la de Familia e Igualdad o la del HUBU, que sí está prevista para el jueves.