20/07/2018

Valladolid. Podemos Castilla y León ha reivindicado una transición energética justa que, por ley, salvaguarde todos los puestos de trabajo y construya futuro para las comarcas mineras. El secretario general de Podemos Castilla y León ha defendido la necesidad de una transición energética que proteja los intereses de las comarcas afectadas y de los distintos sectores sociales implicados.

En relación con la reciente propuesta presentada en Madrid, Pablo Fernández ha reiterado su apuesta por un Plan Social y de Transición Justa que garantice que por ley “no se pierda ni un solo puesto de trabajo en las comarcas mineras, asegurando condiciones materiales de vida para dotar de un futuro a las mismas”.

Por otro lado, ha calificado de “triste” que quienes llevan “años hundiendo las cuencas mineras” y que llevaron “a la miseria a las comarcas mineras mientras se llenaban los bolsillos con fondos MINER”, prosigan con una actitud “torticera”. Además, ha criticado que no se ofrezcan “alternativas” al conflicto más allá de “la mentira y la ruina para los vecinos afectados”. Frente a esto, desde Podemos Castilla y Léon han insistido en la apuesta por un futuro en el que las personas “sean siempre lo primero”. No obstante, ha recordado que el cambio climático es una cuestión “capital, que no puede esperar más y que debería ser responsabilidad de todos”.

Por su parte, la diputada por León, Ana Marcello, ha defendido que el compromiso de la formación es “la lucha contra el cambio climático”, pero también la “transición ecológica que debe poner en primer lugar a las personas, a sus empleos y a que se garanticen sus condiciones materiales de vida”.

Así mismo, ha lamentado que todos los cambios del modelo productivo que se han dado en el país conlleven el olvido de “las personas que se dejaron la salud y hasta la vida en el modelo anterior”. Marcello ha confesado sentir “rabia” al ver cómo “algunos se dan golpes de pecho diciendo que defienden la minería mientras se llenan los bolsillos con dinero de los Fondos MINER”.

Frente a las recientes declaraciones de la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, quien aseguró que “el carbón no tiene futuro”, ambos reivindican, en primer lugar, garantías de empleo para quienes desarrollan su proyecto vital al amparo de las cuencas mineras, y en segundo lugar, una transición ecológica sostenible y justa.

Desde Podemos consideran que es posible tornar lo que a priori parece “un problema” en “una oportunidad” con una serie de medidas que afecten al sector energético: la limitación de la tarifa eléctrica, la lucha contra la pobreza energética, el fin de los privilegios para las centrales eléctricas, la eliminación del impuesto al sol o el impulso al auto-consumo y a las energías renovables, I+D+i y eficacia energética.

Además, en el caso de que se den condiciones que atañan a los trabajadores, Podemos plantea un Plan Social y de Transición Justa que implique la reubicación de todos ellos en la misma empresa, en condiciones iguales o superiores y la prioridad de la plantilla ante potenciales puestos de trabajo en sectores sostenibles. Todo ello, subvencionado por un Fondo de Financiación Verde que contemple los recursos económicos necesarios.