Podemos logra que se implanten medidas en pro del envejecimiento activo en las zonas rurales

La situación demográfica de Castilla y León destaca por un creciente envejecimiento. El 23,68% de nuestra población es mayor de 65 años, y es una cifra que va en aumento. Sólo en los últimos cinco años esta cifra se ha incrementado en 5.000 personas. Por el contrario, los menores de 15 años en el último lustro han caído en casi 3.000 personas.

Vistos estos datos, consideramos que el mantenimiento de la calidad de vida de nuestros mayores (que, como decimos, cada vez son más numerosos) debe ser una prioridad política indispensable. En la actualidad, los proyectos de envejecimiento activo llegan a unos 1.300 municipios de nuestra comunidad, con unas 6.000 actividades anuales de las cuales la mitad están destinadas a hábitos saludables y preventivos, pero sólo un 20% se centran en el acceso cultural y de ocio.

La mayor esperanza de vida que disfrutamos actualmente requiere un cambio en el paradigma de estas actividades. Y, aunque es cierto que la preservación de la salud debe seguir siendo un pilar básico en estas acciones, también lo deben ser otras formas de envejecimiento en las que se pueda integrar y hacer partícipes a nuestros mayores. Por lo tanto, debemos encaminarnos hacia acciones multidisciplinares de envejecimiento activo.

Por todo ello, Podemos Castilla y León ha conseguido que se apruebe en las Cortes una PNL (Proposición No de Ley) para que los mayores de 65 años del entorno rural puedan elegir las actividades de envejecimiento activo que deseen para sus propios municipios. Todo ello, por supuesto, con un aumento de la financiación para estas acciones y del personal que las supervisará.