Podemos consigue unanimidad en el blindaje presupuestario de las políticas de igualdad

En Podemos seguimos insistiendo, y no nos cansaremos, en reclamar que las políticas de igualdad pasen de ser sólo buenas palabras a ser hechos, y hechos presupuestados, con el fin de que se garantice algo tan básico como la igualdad entre las personas, en todos los ámbitos. Por una vez, parece que el PP, y el resto de grupos, nos han escuchado y la Junta de Castilla y León exhortará a que el Gobierno de España valore nuestras propuestas.

En primer lugar, es preciso mencionar que desde que se formara el nuevo Gobierno de la Nación, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha realizado diversos recortes en materia de igualdad que nos alejan del objetivo de, una vez por todas, lograr la igualdad real entre hombres y mujeres. Recortes que van desde eliminar las ayudas destinadas a empresas entre 30 y 250 trabajadores para la implementación de planes de igualdad, suspender las subvenciones que iban destinadas específicamente a atajar la desigualdad salarial, concedidas también a pequeñas y medianas empresas, eliminar las subvenciones para la realización de masters y doctorados, así como talleres, seminarios y actividades con contenido en materia de igualdad de género en las universidades españolas, siendo estas unas actuaciones irrenunciables para la consecución real de la igualdad.

El resultado de estos recortes está a la vista: las mujeres, en el ámbito laboral en particular, tienen una tasa de actividad un 12% inferior, un 9% menos de ocupación laboral, un 3% más de paro y cobran un 24% menos que los varones; acumulan el 75% del empleo a tiempo parcial, más precario, y están excluidas de los puestos directivos, a pesar de que en la etapa académica obtengan el 59% de las titulaciones y, además, con mejores calificaciones. Una situación histórica agravada por la crisis cuyas peores consecuencias sufren las mujeres: desde 2008 el paro femenino ha aumentado el doble que el masculino y la brecha salarial ha crecido 3 puntos. Por no mencionar el tema de los cuidados: es de las mujeres de quienes se espera que se encarguen de toda una serie de tareas, desde cuidar a los hijos e hijas o familiares dependientes, hasta hacer, para toda la familia, la comida, la compra, limpiar la casa, etc., por lo que les queda menos tiempo (a veces, ninguno) para el empleo remunerado. Las mujeres dejan sus trabajos para cuidar gratis, así de sencillo. La solución: otro tipo de educación.

Parece que el PP, en esta ocasión, junto al resto de partidos, están dispuesto a pedir al gobierno de España que cumpla nuestras reivindicaciones que, aunque ya apuntadas, son: revertir los recortes en materia de igualdad y, en concreto, las ayudas y subvenciones destinadas a la erradicación de la desigualdad laboral y las subvenciones para doctorados, masters y otras actividades en el ámbito universitario, blindar presupuestariamente las políticas de igualdad con el fin de que no sean recortadas a la hora del cumplimiento de la Estabilidad Presupuestaria, desarrollar políticas y medidas de impacto inmediato para que las generaciones más jóvenes reciban una educación acorde con valores igualitarios y que prevenga las desigualdades contra las que tan difícil es actuar una vez instaladas, entre otras.