05/09/2018

Valladolid. El Grupo Parlamentario Podemos Castilla y León ha registrado una Proposición No de Ley con el objetivo de que se retire el ERE que amenaza a la plantilla de la empresa Vestas y de que, en caso de producirse despidos, se garantice la devolución de las subvenciones recibidas por parte de las administraciones públicas.

El portavoz de Podemos en las Cortes ha presentado una PNL que se llevará previsiblemente al próximo pleno y se basa en cinco ejes principales: se insta a la Junta de Castilla y León a coordinarse con el Gobierno de España para exigir a Vestas la retirada del ERE de Extinción anunciado en agosto para su factoría ubicada en León. Así mismo, se solicita que, de nuevo conjuntamente, se demande a Vestas la elaboración de un plan de viabilidad con carga de trabajo suficiente para el mantenimiento del empleo, incluyendo una posible ampliación de la fábrica leonesa. También consta la elaboración de un segundo plan específico de reindustrialización para que, en el caso de que se produzcan despidos, se asegure a la plantilla un empleo que no obligue a traslados de domicilio. De no cumplirse la continuidad de los puestos de trabajo, se exigirá a Vestas la devolución de las subvenciones recibidas desde las administraciones públicas. Finalmente, la PNL propone constituir un grupo de trabajo con la participación del Comité de Empresa de Vestas en León para realizar un seguimiento de lo contenido en dicho documento.

Por otra parte, Fernández ha opinado que la oferta de recolocación de la plantilla en Lugo y Ciudad Real supone “un insulto” a los castellanos y leoneses, ya que no ampara la posibilidad de reubicarla dentro de la propia Comunidad.

Pablo Fernández ha asegurado que desde Podemos consideran el conflicto de Vestas como de “máxima prioridad”. Pese a calificar a la empresa danesa de “principal culpable” por poner en peligro los puestos de trabajo, ha añadido que la Administración Autonómica ha sido cómplice por su “pasividad y desidia”.

En ese sentido, ha recordado la reunión mantenida entre Podemos y el Comité de Empresa de Vestas el pasado julio, tras la que se realizó un llamamiento tanto al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, como a la consejera de Economía, Pilar del Olmo, para que intervinieran en el conflicto y se alcanzara una solución, ante lo que Pablo Fernández ha señalado que se dijo que era “periodo vacacional”.

Por ello, ha insistido en que el Partido Popular, que hoy derrama “lágrimas de cocodrilo”, es cómplice de la situación, ya que sus “políticas” y “reforma laboral desprotegen a los trabajadores y ceden soberanía a las multinacionales”.

En otra línea de acontecimientos, el portavoz de la formación morada ha aludido a la comparecencia del consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, con motivo de la trama Enredadera. Ha asegurado que “lo lógico” sería que el consejero presentara “su dimisión irrevocable” y ha adelantado que, de no ser así, pedirá en su próxima intervención ante Juan Vicente Herrera que lo cese. “Las responsabilidades civiles y penales de la trama Enredadera deben depurarse”, ha defendido, calificando de “inaceptable” la conducta de Suárez-Quiñones con afirmaciones como “la Administración soy yo”.