Podemos exige una estrategia que afronte la despoblación y el paro en Ávila

La formación apuesta por el refuerzo a los servicios públicos esenciales y la mejora de las comunicaciones y estructuras que vertebran la provincia

Ávila. Podemos ha lamentado los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, que confirman la “hemorragia de población” que sufre Ávila, con especial incidencia en las zonas rurales.

La formación morada ha hecho hincapié en la pérdida de 2.202 habitantes desde 2017, un descenso del 1,37%, que supone un golpe más en la balanza poblacional. El gráfico del descenso poblacional desde 2011, cuando la provincia contaba con 172.704 personas, hasta 2018, con 158.498, refleja “un tobogán”.

Entre los muchos municipios que componen la provincia, sólo Sotillo de la Adrada, uno de los que cuentan con mayor población, ha ganado empadronados, aunque la cifra, como apuntan desde Podemos Ávila, sea pequeña: siete personas más.

La lacra “más preocupante” que lacera Castilla y León, la despoblación, es a juicio de Podemos la consecuencia de las perniciosas políticas del Partido Popular, que han relegado a la población rural a “ciudadanos de segunda clase”, provocando “terribles desequilibrios territoriales” e impidiendo que los castellanos y leoneses puedan implantarse en el lugar que deseen para desarrollar un proyecto vital digno.

En ése sentido, Podemos ha señalado que “ni el PP ni el PSOE han revertido la crisis territorial que amenaza la Comunidad” cuando han tenido la oportunidad, ya que carecen de “iniciativas y voluntad política”. Así, parecen promover “un campo sin campesinos, sin agricultores ni ganaderos o explotaciones tradicionales”.

Por otra parte, si bien valoran positivamente la disminución de desempleados, 1.273 menos que en 2017, han querido recordar que 11.566 abulenses continúan buscando trabajo, con una tasa de paro en el tercer trimestre del 15,26%. Podemos Ávila ha cuestionado “cuántos hombres y mujeres altamente cualificados está perdiendo la provincia a consecuencia de la falta de un compromiso político real con la creación de empleo de calidad”.

Por todo ello, Podemos ha defendido la necesidad de un Plan de Desarrollo Integral para Ávila, que luche contra la despoblación y el desempleo, que revierta la situación de “abandono y ruina de gran parte del territorio”. La formación apuesta por el retorno del talento, por la industria, el sector forestal, agropecuario o turístico, abundantes y con gran potencial en la provincia.

Un cambio copernicano a las políticas aplicadas en la actualidad sólo puede darse, según han defendido, a través del refuerzo incondicional a los servicios públicos esenciales y “mejoras en las comunicaciones y en las estructuras que vertebran la provincia”.

Por último, Podemos ha hecho un llamamiento a la ciudadanía abulense, para que no continúe siendo “el granero de votos de partidos que debilitan los pueblos y comarcas castellanas”, ya que “si las propuestas de cambio parecen costosas, sólo es necesario imaginar el precio inasumible a pagar por el abandono del mundo rural”.