Hace unos días os contábamos cómo habíamos presentado en las Cortes de Castilla y León una batería de medidas con el objetivo de asegurar la igualdad de género en el ámbito deportivo en nuestra comunidad. Este anuncio no fue más que la antesala de la presentación de una PNL (Proposición No de Ley) que hemos llevado hoy al parlamento autonómico y que se acaba de votar en la sesión plenaria recién concluida. Hay buenas noticias: Podemos ha conseguido que se apruebe una gran parte de estas medidas, por lo que estamos muy orgullosas y orgullosos de que la igualdad entre hombres y mujeres de nuestra comunidad esté hoy un poquito más cerca.

Esta brecha que hemos denunciado y propuesto eliminar está cuantificada: según el último Plan Estratégico del Deporte, sólo tres de cada diez deportistas federados en Castilla y León son mujeres. Es decir, una exigua cifra del 30% de mujeres comparada con el 70% de los hombres. Pero este análisis es aún más sangrante si nos fijamos en los datos reflejados en la franja de edad escolar, donde la cifra de mujeres que practican deporte es de 28.760 frente a los 70.507 hombres.

Desde la iniciativa legislativa de nuestro partido se han conseguido aprobar aspectos muy importantes en esta materia: impulsar campañas de prevención de la violencia machista para todas las personas involucradas en el deporte, promover cursos de igualdad dentro de las federaciones deportivas, desarrollar e implementar en asociaciones y federaciones deportivas protocolos de actuación ante acoso o abuso sexual, fomentar la actividad deportiva de mujeres en disciplinas con un bajo grado de participación, rechazar la organización de eventos que realicen un uso sexista de la imagen de las mujeres contratadas, entre otras. A pesar de ello, no cejaremos en el empeño de seguir trabajando en esta línea y esperamos no tener que volver a presentar medidas como estas, lo cual significaría que algo tan básico como la exigencia de igualdad de género en todos los aspectos de la vida, incluida la práctica deportiva, está ya superada.