Podemos pide la comparecencia de la ministra de Industria por el caso Vestas

El diputado Rafael Mayoral y la co-portavoz en el Congreso, Ione Belarra, han defendido un plan de reindustrialización que ponga en primer lugar a los trabajadores

Madrid. Ante la inacción de las administraciones públicas, Podemos ha registrado la solicitud de comparecencia de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, para que explique en el Congreso de los Diputados qué líneas de actuación seguirá ante la situación que sufre la plantilla de la empresa Vestas, en su planta de Villadangos del Páramo (León).

El diputado Rafael Mayoral ha trasladado todo su apoyo tanto a los trabajadores de Vestas como a la sociedad leonesa, ya que los efectos del cierre afectarán a toda la provincia tanto a nivel económico como social. “Mano dura con las multinacionales”, ha exigido Mayoral; “no puede ser que vengan aquí, se lleven las subvenciones, se les regalen los terrenos, salgan corriendo con los beneficios y dejen a la clase trabajadora tirada, eso es inadmisible”.

Desde Podemos han apostado por la industrialización, por un empleo de calidad y una transición energética que garantice producción industrial. “Se habla de reconversión pero sólo se ha visto la destrucción de puestos de trabajo y no se dan alternativas”, ha defendido Mayoral.

Por su parte, la co-portavoz de Podemos en el Congreso, Ione Belarra ha criticado que la ministra de Industria esté “desaparecida” en medio de la “crisis” de Vestas. “Tiene que explicar qué va a hacer”, ha exigido Belarra. La política industrial actual consiste en “abrirle la puerta a multinacionales extranjeras, no ponerles ninguna condición y que luego se vayan”. Contra esto, la co-portavoz ha propuesto un Plan de Reindustrialización a nivel estatal y desde lo público, con un Gobierno que se ponga de parte de los trabajadores y de las trabajadoras.

Uno de los empleados de la fábrica, Andrés Turienzo, ha recordado que actualmente 360 familias en León dependen de Vestas y que se deben tener en cuenta los más de 200 trabajos temporales generados. En total, quedarán tocados más de 2.000 puestos. “Van pasando los días, los meses, sin cobrar y sin ver movimiento”, ha explicado. Así mismo, ha vaticinado que la provincia de León quedará condenada “si no se soluciona”.