El PP impone la opacidad

El Partido Popular se quedó solo en el rechazo a la propuesta de Ley de Cuentas Abiertas de Podemos para la Junta de Castilla y León, en el pleno de las Cortes del pasado 21 de octubre. En la sala sólo había un procurador de los populares cuando Pablo Fernández, el portavoz de Podemos, defendió el proyecto que hubiera hecho posible que cualquier ciudadano de nuestra comunidad autónoma tuviera acceso inmediato a las cuentas de su gobierno regional, “como cuando se consulta un cajero automático”, según explicó Fernández, que añadió que “el dinero público es de todos y todas, por tanto, cada persona tiene derecho a conocer con detalle qué se ingresa y qué se extrae de cada una de las cuentas bancarias de la Administración”.

El PP argumentó que la propuesta de Podemos hubiera tenido un alto coste económico, y adujo también que entraba en colisión con la Ley de Protección de Datos. Sin embargo, Pablo Fernández explicó que la junta ya ha creado la plataforma virtual de la que habla la propuesta de ley y dispone de los funcionarios necesarios para volcar la información y hacerla accesible a cualquier persona. El coste de poner en funcionamiento la Ley de Cuentas Abiertas es de cero euros. Por otro lado, la propia norma establece los procedimientos para garantizar que la información que se publica está en consonancia con los límites de la Ley de Protección de Datos y el derecho a la intimidad. “La transparencia es crucial y es una cuestión de voluntad política”, dijo Pablo Fernández.consejero