Los votos en contra del Partido Popular y la abstención de Cs y grupo mixto en la Comisión de Fomento de las Cortes de Castilla y León han rechazado la iniciativa del grupo parlamentario Podemos CyL que demanda a la Junta que realice los trámites oportunos, incluyendo la aportación económica necesaria, para que el corredor Palencia – Valladolid – Medina del Campo sea declarado de “obligación de servicio público”, tal y como establece la Ley del Sector Ferroviario.

La iniciativa defendida por el portavoz de Podemos en Fomento, Ricardo López Prieto, reclama también que la Junta aporte una financiación suficiente para que en la puesta en funcionamiento del Corredor de Cercanías Palencia – Valladolid – Medina del Campo, entre otras cuestiones, suponga la construcción de las siguientes infraestructuras en Palencia sur, Valladolid sur, Santovenia de Pisuerga y Cabezón de Pisuerga, tal y como se recoge en el estudio elaborado por CCOO de Castilla y León en febrero de 2015 para la implementación de este corredor de cercanías.

Este corredor de movilidad es el espacio con mayor dinamismo económico y demográfico de Castilla y León, cerca de 500.000 personas residen en el entorno de las estaciones de este eje ferroviario. En este sentido, el 33% de las 200 mayores empresas de la comunidad castellana y leonesa se ubican en este ámbito, con 132.707 empleados en 2010 y 15.518 millones de euros en ventas. Cada una de las ciudades de referencia alberga un campus universitario de la UVA y un centro de producción de Renault, creándose importantes polaridades de movilidad obligada en cada extremo del corredor. El corredor Palencia – Valladolid – Medina del Campo cumple los requisitos para ser declarado como de “obligación de servicio público”, al establecer una cobertura del 60’67 %, 2.111.000 usuarios al año (132 usuarios por tren) y 5’13 millones de euros de ingresos. Una ratio muy competitiva comparándola con otros núcleos de cercanías.

El Ministerio de Fomento descartó la declaración de obligación de servicio público a este corredor, pero dejó la puerta abierta a que lo haga la Junta de Castilla y León. Sin embargo al decaer la propuesta este corredor potencialmente importante para nuestra Región queda fuera de los proyectos de los planes del ejecutivo autonómico a pesar de ser una de las infraestructuras vitales para Castilla y León.