El PP rechaza las iniciativas de Podemos para lograr la igualdad laboral entre interinos y personal fijo de la Administración

En Podemos creemos firmemente en la igualdad: en todos los tipos imaginables de igualdad. Hoy hemos presentado en las Cortes dos PNLs (Proposiciones No de Ley) que fomentan la igualdad laboral entre el personal interino y el contratado con plaza fija por la Administración.

No todo es ahorro. La falta de convocatoria de Oferta de Empleo Público, incluida en el Plan de racionalización del gasto corriente de la Administración, aprobado por la Junta de Castilla y León en 2011, ha supuesto un ahorro en el gasto de 25.600.000 euros en el año 2012 y de 26.550.000 euros en 2013. Sin embargo, no podemos concluir de estas medidas que se haya reducido de forma drástica el personal al servicio de la Administración de la Comunidad, sino que la calidad del mismo se ha visto reducida por un incremento del personal interino en plazas que deberían haber sido cubiertas por personal tanto funcionario como laboral con carácter fijo.

Por otro lado, estas personas que entran en régimen de interinidad no cobran, como sería lo lógico, lo mismo que sus colegas con plaza fija, a pesar de realizar el mismo trabajo. Es más, en muchas ocasiones se juega con estas personas despidiéndolas antes del verano para ahorrarse las vacaciones y recontratándolas después. Además, y en el caso de que esto no suceda, muchos de ellos permanecen más de dos años en una plaza en régimen de interinidad, algo que no es legal, pues en ese supuesto esa plaza debe ser sacada a concurso público para que sea ocupada de manera fija y permanente. No hay que olvidar que estamos hablando de profesionales de la educación, del ámbito sanitario, etc.

En definitiva, se está haciendo un uso torticero de la finalidad real que tienen las plazas interinas, ya que la Ley de la Función Pública de Castilla y León establece la modalidad de interinidad para hechos concretos y que únicamente podrá nombrarse personal interino cuando, para el normal funcionamiento de los servicios, resultara estrictamente necesaria la cobertura del puesto de trabajo y no fuera posible, con la urgencia exigida por las circunstancias, su provisión por funcionario, ni siquiera provisionalmente.

Por todo ello, y resumiendo, lo que hemos pedido es: por un lado, que las plazas ocupadas por interinos a los dos años, como marca la ley, pasen a ofrecerse en el siguiente concurso público que se convoque tras ese período para, de esta forma, pasar a ser una plaza ocupada por personal fijo; y, por otro, que en el transcurso de esos dos años los interinos tengan los mismos derechos y perciban la misma retribución que los titulares para una misma función.

Tenemos que lamentar que, gracias al rechazo del PP a estas iniciativas, nuestras propuestas han sido tumbadas en las Cortes, en una muestra más de la poca importancia que el Ejecutivo de Herrera da a la equidad.