Los procesos migratorios son siempre traumáticos. No es fácil para nadie tener que dejar el entorno en el que una persona se ha criado y alejarse de los familiares o amigos. Pero este proceso es aún más complicado para los niños y las niñas. Y es que ya no sólo es mucho más difícil en esta franja de edad el hecho de la migración, sino también el del retorno. Cuando los más jóvenes vuelven a su casa muchas veces se encuentran con un país que ya no sienten como propio, aumentando de este modo la sensación de extrañeza y el tiempo de readaptación.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Castilla y León ocupa el quinto puesto de españoles residentes en el extranjero, después de Galicia, Madrid, Cataluña y Andalucía, con más de 170.000 personas.  En términos porcentuales, ya que casi todas, menos Galicia tienen más de cinco millones de habitantes, nuestra comunidad es la segunda comunidad autónoma con más personas residentes en el extranjero con un 7%.  Este dato es sólo superado por Galicia con un 18,90%. A los que habría que unir todos aquellos que no están registrados en los consulados. En relación a la población infantil, Castilla y León cuenta con más de 3.000 niños que residen en el extranjero. Estos 3.000 niños suponen una generación completa que podría perderse para nuestro territorio, ya que se sabemos que existen miles de niños descendientes de españoles que no han visitado nunca nuestra comunidad. Este hecho unido a la galopante despoblación que sufre Castilla y León, podría traer consecuencias catastróficas para nuestra tierra.

Para paliar esta circunstancia Podemos ha presentado una PNL (Proposición No de Ley) para instar a la Junta de Castilla y León a apoyar y cofinanciar los proyectos realizados por municipios dirigidos a la población infantil cuyo objeto sea el del retorno temporal y el reencuentro con sus lugares de origen y familiares. De esta manera se conseguiría mitigar la sensación de no pertenencia al territorio de los niños y las niñas para procurar que los lazos con su tierra natal no desaparezcan con el tiempo. Lamentablemente, al PP esto no le parece tan importante y ha tumbado nuestra iniciativa en las Cortes de Castilla y León.