El PP rechaza una iniciativa de Podemos para instaurar la igualdad de género en las primeras fases educativas

En Podemos pretendemos que la igualdad de género sea algo de lo que las generaciones futuras no debieran discutir porque eso significaría que ya es un tema superado. A pesar de ello, a día de hoy no lo es, ni mucho menos. Por ello consideramos que la educación es el camino más adecuado para revertir esta intolerable lacra.  Pero, por desgracia, la educación en todos los niveles presenta un sesgo de género que se va haciendo más palpable cuanto más avanzamos de nivel. Para evitar que al llegar a las etapas educativas más altas el sesgo se haya convertido en algo imparable y no erradicable es necesario hacer una reflexión desde el inicio, es decir, comenzando por la Educación Infantil.

Proponemos analizar con perspectiva de género la metodología utilizada entre los niños de 0 a 6 años. Creemos que es momento de romper con la rígida estructura de una sociedad machista que no evalúa las consecuencias de actitudes y acciones sexistas que se tienen a lo largo de la vida. Esto se acentúa en las primeras etapas de la vida, donde no existe conciencia ninguna de estar educando de forma desigual a los y las más pequeñas.

Cambiar o controlar el cambio de metodología en ese rango de edad solucionaría muchos problemas que se dan más adelante en la etapa educativa, y que cuesta mucho más minorar, como Universidades y Formación Profesional que acaban convirtiéndose en lugares feminizados o masculinizados en función de la materia estudiada.

Además, no hacemos sino pedir el cumplimiento de la legislación vigente en materia de igualdad ya que, hasta el momento, las administraciones públicas no han realizado esfuerzos para materializar dichas actuaciones ni han destinado recursos y presupuesto para ello. Por tanto, la no erradicación del sesgo de género en todas las etapas educativas seguirá produciendo situaciones de desigualdad en el ámbito educativo y laboral en las próximas generaciones. Tal y como alerta la OCDE, España es uno de los países de la UE con mayor brecha de género educativa.

Por todo ello hemos pedido a la Junta de Castilla y León que introduzca la perspectiva de género en la formación de los y las profesionales de Educación Infantil de ambos ciclos, la utilización de un lenguaje inclusivo en el aula y fomentar su uso entre el alumnado, controlar que los cuentos o los juegos estén acorde con los principios de igualdad de género, el desarrollo de actividades que desechen los estereotipos de género y que fomenten el empoderamiento de las niñas utilizando mujeres en posiciones de poder y prestigio, eliminando actitudes sexistas o promoviendo la coeducación, entre otras. El PP nunca se ha caracterizado por la defensa de la igualdad en ningún sentido, y su rechazo demuestra que esta no iba a ser la excepción a la norma.