«No todo el ámbito de la Cultura en Castilla y León se reduce al patrimonio»

María José Rodríguez-Tobal, procuradora de Podemos por Zamora

Este jueves, 12 de enero, a las 20h, se ha celebrado en la Sede Autonómica de Podemos, la octava rendición de cuentas a la que, semanalmente, asisten los cargos públicos castellanos y leoneses de nuestro partido (procuradores/as en Cortes regionales y diputados/as en el Parlamento estatal) para rendir cuentas acerca de las actividades que llevan a cabo en los órganos en los que el partido tiene representación para, después, responder a cualquier pregunta, crítica o sugerencia que los asistentes deseen hacerles. Este octavo acto ha sido protagonizado por María José Rodríguez-Tobal, procuradora en las Cortes de Castilla y León por Zamora, además de ser la portavoz de Podemos en la comisión de Cultura y Turismo en dicha Cámara.

María José ha sorprendido a los asistentes recitando, en una exquisita prosa poética, el estado de la cultura en nuestra región en la que ha criticado el “autobombo de la cultura decadente, adormidera, que mantiene a nuestra comunidad en el tiempo sepia como las fotografías de antaño. Las Edades del Hombre que ignora a las mujeres que son y no están; el Camino de Santiago que se quedó sólo en el nombre a fuerza de indecisiones pactadas; la conmemoración del cuarto centenario del fallecimiento de Cervantes, que no el fomento de la lectura o el apoyo a las bibliotecas o el echar a andar los bibliobuses. Y las huellas de Teresa, para no reparar en las huellas incipientes de Ana, María, Isabel, Carmen y otras tantas poetas, pintoras o escultoras contemporáneas que no podemos disfrutar porque la Consejería de Turismo se come los presupuestos en restaurantes de la tierra y centros micológicos”.

La procuradora se sorprende por lo que se ha encontrado al llegar a la Consejería de Cultura. “Lo único de lo que se habla es de patrimonio, que está bien, pero no sólo la Cultura es patrimonio. Me preocupé por esto y revisé toda la normativa de la legislatura anterior y me di cuenta de que en ningún pleno se había hablado de cultura. Y en las Comisiones de Cultura, durante los cuatro años, se había hablado una vez de deporte, otra vez de turismo, las otras dos veces de diversos asuntos que nada tenían que ver ni con archivos, ni con bibliotecas, ni con museos, ni con arte contemporáneo, ni con artesanía”. Pero esa sorpresa, por lo que nos cuenta María José, ha sido mutua “cuando Podemos iba a las comisiones y pedíamos, sin más, que se hablara de cultura. Parece que a este respecto están aprendiendo, poco a poco, a hablar de CULTURA, aunque como no estaban acostumbrados, pues no saben muchas veces de lo que hablan, y cuando lo hacen, lo hacen mal. No saben qué cosas tienen que apoyar ni cuáles no, ya que son aspectos que no se habían planteado antes. Se puede decir que estamos haciendo en las Cortes, constantemente, un ejercicio de didáctica”, señala.

La diputada regional ha solicitado la implicación de la ciudadanía para el cambio de rumbo que necesita España y, en concreto, el mundo de la cultura. “Este camino que, desde Podemos, estamos empezando a recorrer, si no es de doble sentido, carece de fundamento. Lo que nosotr@s hacemos allí, si no os lo traspasamos y vosotr@s no hacéis de eco de aquello que nosotros hacemos en las instituciones no vamos a conseguir ser más, y por lo tanto, se nos hará más difícil cambiar las cosas. Porque, a pesar de que estamos trabajando mucho y haciendo propuestas muy interesantes, no tenemos aún la suficiente fuerza para hacer todo aquello que nos gustaría hacer”, comenta. Por otro lado, Rodríguez-Tobal, es consciente de que el hecho de escuchar a la gente es básico para el partido, al menos, para un partido como el nuestro. “Muchas de las propuestas que exponemos en las Cortes son propuestas que surgen de vosotr@s, de la gente con la que hablamos cuando viene a vernos, y de todo ello tomamos buena nota. Por lo tanto, el flujo comunicativo en las dos direcciones es fundamental”, recalca.

photo_2017-01-13_11-22-26

Para explicar la diferencia entre las actuaciones de nuestro partido en comparación con la llamada vieja política, la representante de nuestro partido nos ha expuesto el caso real de un orden del día cualquiera. “Por ejemplo, el PSOE siempre que presenta una PNL (Proposición No de Ley) la presentan muchos. Me explico. Una proposición, a la que normalmente deberían ir cinco personas, ellos siempre llevan a seis, siete, ocho e incluso diez personas ya que, como se cobra por asistencia a comisión, ellos se aseguran de esta manera recibir el doble que todos los demás. En el caso de Podemos somos dos personas, y vamos las dos personas que formamos parte de la misma, defendiendo por igual un tema, independientemente de la provincia en la que se inscriba. En cambio, el grupo socialista, si por ejemplo el tema a tratar se refiere a León, van todos los que son de León, conozcan o no el asunto a debate, además de los cinco de la comisión. Por si esto fuera poco, exigen que el tema que ellos tratan se despache en primer lugar para que, en cuanto se acabe, salir corriendo. Esto es una muestra del interés real que tienen por la cultura algunos de los grupos de la Cámara”, expone.

A este respecto de la vieja política, la procuradora expone una queja que, por lo oído en otras rendiciones de cuentas, parece generalizada entre nuestros representantes: “se hace necesario un cambio en el reglamento de las Cortes de Castilla y León, para asegurar que se cumplen los objetivos de los planes que se aprueban. Muchos de estos reglamentos no vinculan los planes a los resultados, por lo que muchos de ellos no valen efectivamente para nada. Es irónico que las leyes que se aprueban allí, sistemáticamente, no se cumplan, y lo que es peor, que este hecho no tenga consecuencias de ningún tipo”, aclara.

Por otro lado, la situación de los museos en nuestra comunidad no es mucho mejor. “Se puede decir que incluso el sueldo del director de cada uno de los museos regionales es mayor al presupuesto que manejan dichos centros. Por no hablar de los museos provinciales, con asignaciones paupérrimas, de unos de 4.000 euros / año, lo que obliga muchas veces a sus directores a pedir favores a amigos o conocidos para que realicen las actividades gratis, y así poder ofrecer algo al público. Y es que, además, en muchos casos, incluso el personal contratado es mínimo, simultaneando cargos, o bien, dejando abandonado el cargo que se ocupaba para ejercer otra función en el museo”, dice.

Pero es que el estado de las bibliotecas es también todo un “despiporre” en palabras de nuestra procuradora. “En cada provincia las bibliotecas, y también los bibliobuses (de los cuales hemos pedido que se amplíen en número y recorrido, y se repongan los empleos que se van perdiendo por jubilación) dependen de una tricefalia: la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento correspondiente y la Diputación, en la que no se sabe hasta dónde llegan las competencias de una administración y comienzan las de la otra. Hay trabajadores que, si un día fueran despedidos de manera improcedente, no sabrían realmente a quién reclamar”.

Para terminar, Maria José Rodríguez-Tobal, nos deja una sentencia con la que remata su intervención: “muchos partidos juegan con la política, pero no son honestos. Esto lo tendría que saber la gente”.