Rodolfo Martín Villa en la (de) construcción de la Democracia

La palabra democracia aparece ya en casi todos los debates originados en nuestras conversaciones habituales sobre política y no política. Y no es una palabra menor, de hecho el debate sobre qué democracia queremos se lleva originando desde la Antigua Grecia.

Pero hay ciertos términos que quedan claros, y en lo referente a lo que no entendemos por Democracia, lo tenemos claro.  Y la jornada de mañana en el Esteban Vicente, en Segovia, NO es Democracia.

En primer término no puedo dejar de denunciar, la falta de igualdad en ese cartel, sin una sola mujer  que hable sobre “Segovia, en la Construcción de Castilla y León”

Pero por otro lado, tampoco es democracia que Rodolfo Martín Villa, sea uno de los intervinientes para hablarnos, no de una cuestión menor, como es la democracia en nuestra Comunidad Autónoma, y encima que lo haga bajo el paraguas de una institución pública donde reside la soberanía popular.

Aquí algunas pinceladas sobre su contribución a la (de) construcción de la Democracia.

Encontramos entre la biografía de Rodolfo Martín Villa su papel en el asesinato de cinco trabajadores en la Matanza de Vitoria el 3 de marzo de 1976 cuando él era Ministro de Relaciones Sindicales. Trabajadores que iniciaban una Huelga en defensa de una mejora de los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Y una huelga que se saldó con más de 100 heridos. Hechos que nunca fueron ni investigados ni enjuiciados.

Posteriormente, Rodolfo Martín Villa fue nombrado Ministro de Gobernación (Interior a partir de 1977). Ministerio que desplegó una fuerte represión contra todos aquellas personas y movimientos sociales que exigían más libertades. Y así durante tres años donde Martín Villa fue el máximo responsable 35  asesinatos que se cometieron contra aquellas personas que luchaban por la libertad de nuestro país, y por las que todavía no se han dado explicaciones

Pero para ampliar el historial de Martín Villa, no debemos de olvidar que en 2014 la Interpol, a petición de la jueza Servini,  pidió la detención de 20 imputados por crímenes franquistas entre los que se encontraba Rodolfo Martín Villa, extradición que ha sido denegada por el ejecutivo del Partido Popular, que lejos de ayudar a depurar las responsabilidades correspondientes, le entregó una medalla por su “contribución a la democracia”.

Una Medalla también está en el historial de Martín Villa, la del Mérito Policial, que entregó al torturador Antonio González Pacheco (alias “Billy el Niño)”, también buscado por la justicia argentina.

Desde luego, este no es el camino para buscar la verdad, justicia y reparación de las víctimas del franquismo, y parece que España y nuestra Comunidad Autónoma, una vez más, hará oídos sordos a los informes de las Naciones Unidas y de la Comisión de Derechos Humanos.

Y desde luego Segovia, con un papel peculiar en la construcción de Castilla y León, merece mucho más que Rodolfo Martín Villa, y merece también que las mujeres que contribuyeron en nuestra democracia hablen.