Rompiendo los miedos a la oratoria mediante técnicas de lógica argumentaria

Crónica del taller de Debates abiertos del mes de Julio

Estrenamos el mes de julio con el tercer taller de las jornadas abiertas de debate, impartidas por la laureada debatiente Irene Miguelsanz. La mayoría de las personas que asistieron a esta tercera jornada repetían asistencia, siendo motivo de alegría para la organización del evento también la presencia de algunas caras nuevas.

Irene empezó esta tercera jornada con un ejercicio práctico enfocado al aprendizaje de la gestión de las emociones a la hora de debatir y/o hablar en público. Recogidas en diferentes papeles dispuso una serie de emociones como, por ejemplo, duda, impaciencia, alegría, pesimismo, odio, sorpresa, indiferencia o miedo animando a las personas participantes a leer un texto elegido al azar poniendo especial énfasis en la emoción elegida, debiendo el resto de los/as asistentes adivinar de que emoción se trataba. La dificultad del ejercicio residía en tener que transmitir algo que en muchas ocasiones quedaba muy alejado del texto en cuestión, como el prospecto médico, la nota de prensa o los poemas que fueron leídos.

Tras finalizar este primer ejercicio los/as participantes compartieron sus impresiones y señalaron aquello que habían aprendido con la práctica realizada. La mayoría de los/as presentes destacaron lo difícil que les había resultado el tener que expresar algo a un colectivo mediante un texto que no acompañaba a ello. Hubo quien expresó la diferencia de percepciones existentes siempre que se establece una comunicación entre personas, resaltando que no siempre coincide lo que pensamos que estamos transmitiendo con lo que realmente está percibiendo el resto de la gente. También se señaló la importancia de los gestos y lo que se transmite con el lenguaje no verbal, muchas veces más importante que el propio contenido del texto leído. Finalmente se destacó por parte de Irene la importancia de saber controlar las emociones, puesto que el exceso de las mismas puede alterar el mensaje o modificar la percepción del mismo. El control emocional nos permite ampliar posibilidades y evitar que el mensaje se diluya. La ponente indicó la importancia de encontrar un equilibrio entre la parte racional y la emocional a la hora de expresarnos, alertando de la posibilidad de que la segunda supere con claridad a la primera creando malentendidos y/o conflictos. Prestando atención a las formas, racionalizando los mensajes que se pretenden transmitir, el objetivo de transmitir lo que realmente deseamos a los/as demás estará más cerca. También aconsejó que, en algunas ocasiones, se intente no mostrar todas las sensaciones que podemos sentir respecto a un tema en beneficio de poder transmitir una idea de una manera mucho más eficaz.

La segunda parte del taller también giró en torno a un ejercicio práctico. En esta ocasión Irene Miguelsanz propuso a los/as participantes que eligiesen, al azar, un personaje entre todos los propuestos por ella, debiendo darle vida posteriormente para explicar al resto de la audiencia las razones por las que debía de ser uno/a de los/as elegidos/as para ocupar un bunker en caso de guerra nuclear para repoblar posteriormente la tierra.

photo_2017-08-24_14-31-16La variedad de los sujetos propuestos por Irene fue absoluta: desde Teresa de Calcuta hasta Donald Trump, pasando por Cristina Cifuentes, Albert Einstein, Ana Obregón, Cristóbal Colón, Pablo Escobar o el pequeño Nicolás, entre otros/as. Tras un plazo de cinco minutos para preparar los argumentos con los que intentar convencer al resto de los/as participantes, uno/a por uno/a pasaron ante la audiencia para defender sus candidaturas. Los argumentos fueron tan diversos como logrados: capacidad de gestión demostrada al haber llevado a cabo una repoblación exitosa con anterioridad, enorme inteligencia probada por ser uno de los cerebros más prestigiosos de la historia de la humanidad, gran capacidad gastronómica y cómica con la que permitir mantener con vida y una sonrisa a la gente dentro del bunker, enormes dotes de seducción y fertilidad con las que garantizar la perpetuación de la especie o las grandes dotes llevando a cabo un proyecto entendido en su totalidad como una enorme familia.

A continuación Irene propuso a los/as participantes que refutasen a un/a compañero/a, señalando a la audiencia las razones por las que dicho personaje no debería de formar parte del elenco elegido para tan importante misión. En esta parte del ejercicio se escucharon motivos tan heterogéneos para desechar las candidaturas presentadas como, por ejemplo, tener responsabilidad directa en la creación de la bomba atómica que había provocado tan desastrosa situación, tener creencias religiosas que impedían garantizar la perpetuación de la especie, ser un auténtico parásito social que no había aportado nada al colectivo o un peligroso narcotraficante que había demostrado con creces su falta de escrúpulos para formar parte de un proyecto como el planteado.

Tras las oportunas votaciones, centradas en la defensa realizada de la candidatura más que en el persona en cuestión, y la lectura de los resultados que dejaron como personajes más votados a Ana Obregón, Pablo Escobar, Cristóbal Colón o Teresa de Calcuta, se realizó una ronda de impresiones y opiniones. Parte de la audiencia indicó la dificultad de tener que defender posturas que quedan alejadas de la propia, obligando en cualquier caso a buscar el lado más positivo de las mismas en las que basar su defensa. Este ejercicio obligó a la gente a buscar cada una de las fortalezas de los personajes para potenciarlas al máximo a la vez que debían de ocultar las debilidades, con la clara intención de potenciar la empatía en búsqueda de puntos comunes con el resto de oyentes. Por otro lado se trabajó la organización de la información que se quiere trasladar, con una clara visión competitiva, para ser elegido/a entre uno/a de las cuatro personas afortunadas de sobrevivir a la catástrofe.

Como cierre a esta tercera jornada Irene subrayó la necesidad de saber adaptarse a un contexto, a unos criterios concretos y a un mensaje determinado, destacando la variación de todo lo anterior en función de aquello que se persigue. Acabó su intervención recordando la importancia que tiene el fin en el mensaje que se pretende transmitir.

Al igual que en las anteriores ediciones, los/as asistentes cerraron la jornada compartiendo impresiones entre cañas y tapas, destacando entre los temas tratados la necesidad de establecer un debate, previa lectura de una serie de documentos y textos consensuados, respecto a la gestación subrogada, quizás forme parte del orden del día en la próxima reunión abierta a todo el mundo que se celebre antes del siguiente taller.