El tema, el problema y el caso

El otro día, un buen amigo nos invitaba a responder algunas preguntas, para poder discernir en qué momento de la Historia nos encontramos, para saber ( aunque no se explicitara) qué tipo de Podemos queremos. Todo ello, así como las diversas opiniones que se han vertido al respecto, me recordó, los pasos metodológicos a seguir en una investigación científica en las ciencias sociales, y en concreto en la ciencia política.

Empezaré diciendo que dos son los ejes que pudieran guiar la “tesis” de Podemos. El primero el nacimiento de una fuerza política capaz de introducirse en la esfera pública con una fuerza descomunal y poner en jaque los grandes poderes de nuestro país y por otro lado la incorporación de millones de personas al proyecto para llegar a la situación actual. Y a partir de ahí, de cómo a pesar de la fuerte irrupción de Podemos en la esfera política donde se ha fracturado el modelo tradicional del bipartidismo, todavía no ha sido capaz de hacerlo con la fuerza necesaria para ser instrumento de cambio y transformador.

Lo que se trata de demostrar es el tan “manoseado» ¿qué Podemos queremos?. Pero no solo en términos internos, sino en términos externos también. Parece claro, pero no lo es. Ya que el Podemos que queramos determinará el Podemos que construiremos. Lo que se denomina fijar el objetivo. Y creo que aquí no habrá discusión en querer fijarlo en movimiento radical y transformador.

Y entonces nos encontramos con dos variables. Por una lado la dependiente, que se basa en el aumento de simpatizantes de Podemos, porque debemos ser honestos, y saber que sin la mayoría suficiente no habrá un Podemos radical y transformador. Y todo esto dependerá de la variable resultante del tipo de construcción interna y externa que hagamos. Construcción interna no solo en el aspecto de definir un sistema de votación o ser firmante de un manifiesto o no serlo, sino de definir este Podemos. Y externa, porque nunca debemos olvidar, aunque de obvio parece increíble que se tenga que repetir, que los medios representaran “la realidad” (entre comillas, porque es la suya) a un amplio sector de la sociedad, incluidos nuestros propios inscritos que viven ajenos a cualquier tipo de cuestión interna, y de lo que en algunas ocasiones nos olvidamos. Es decir, debemos de ser capaces de explicar el fenómeno teniendo en cuenta los efectos sobre otros aspectos de la realidad. Y en función de esta variable dependiente, de lo que seamos capaces de construir así será nuestro Podemos.

El siguiente paso, que debemos de tener en cuenta, es establecer la pregunta principal de nuestro problema en cuestión ¿Cómo conseguimos un Podemos transformador?, acompañado de una serie de preguntas secundarias para llegar al fondo de la cuestión ¿Qué ha pasado con movimiento similares a Podemos en otros años o en otros países? ¿Cómo y por qué ha crecido Podemos desde su primera aparición? ¿Con qué fuerzas contamos hasta el momento? ¿Qué se ha conseguido? ¿Hemos conseguido el objetivo inicial? Para responder a cualquiera de estas cuestiones, es necesario partir de una definición exacta de los conceptos que vamos a utilizar para responder a las preguntas y para utilizar en la investigación y así responder de una manera ordenada. Y pongo un ejemplo: representación.

Y pongo este ejemplo, porque (esto es una opinión personal) parece que lo importante ahora es la “representación en Podemos”. ¿Pero qué tipo de representación’. ¿ La representación como un acuerdo formal? ¿la representación como responsabilidad y rendición de cuentas? ¿Representación como forma de hacer presente? ¿Representación como actividad y no estática’?

En función de todo esto, ya tendríamos un marco sobre el que establecer nuestro estudio de caso, que debe estar basado no solo en un análisis bibliográfico o de hemeroteca, no solo en una revisión de teorías, sino también en un trabajo minucioso de campo.

En función de todo, podremos dar unas respuestas y ofrecer unas conclusiones . Eso sí, teniendo siempre en cuenta que ninguna ciencia es exacta, y menos las ciencias sociales. Y que debemos tener claro y distinguir el tema, el problema y el caso.