Vamos, Hacemos, ¡Podemos!

Vicente, Ana, Pablo, Laura, Alejandro, Daniel, Susana, Isabel, Pedro, Alfonso, Mari,
Jesús, Angel, Chus, Silvia, Oscar, Kike, Miguel, Carla, Raffa, Sergio, Toñi, Guillermo,
Adela, Carmen, Rubén, Eduardo, Mª Carmen, Alberto, Visi, Gema, Santi, Paloma, y
así una larga y larga lista de personas. Sí personas, porque no son nombres.
A todos y todas mil gracias. Por estar ahí y por compartir proyecto. Cierto es que
todas (y muchas más personas que no están nombradas), hemos tenido intensos
debates, acerca de construir organización, como conectar las instituciones con la
gente, como conseguir llegar, y decenas de temas más. Y al final del día nuestras
conclusiones eran las mismas: todo es mejorable y nadie es perfecto. Y si no lo
creyéramos así, sí que entonces iríamos mal. Somos un partido humano. Con las
virtudes y defectos que puede tener un ser humano. Pero lo más bonito de todo, es
que al final, el debate nos dejaba una certeza absoluta y compartida: lo primero es
la gente.
Porque si en algo coincidimos, todos los que se nombran , como los miles que no, es
que no solo hemos debatido sobre un modelo de organización. Sino también sobre el
modelo de cómo aportar soluciones a los problemas que nos rodean. A los problemas
que percibimos, que vivimos, que escuchamos y que vemos al pisar el asfalto, el
barro o la hierba.
Cierto es que los tiempos nos han acuciado, y no es ni una excusa, ni una frase hecha.
Es la realidad pura. Hemos sido, literal, una máquina electoral. Aún así, si ahora nos
sentamos a reflexionar, nos daremos cuenta, que a pesar de la brevedad de los
tiempos, también hemos sido capaces de echar las semillas para convertirnos en
movimiento popular, semillas que para que crezcan, como todas, hay que regar.
Queda mucho trabajo, pero esta vez partimos con ventaja. El tiempo. Tenemos
tiempo para articular mecanismos que acompañen a los cargos públicos y vehicular el
pie en la calle y el pie en la institución. Tenemos tiempo para creer, plasmar y
transformar iniciativas en nuestros barrios y nuestros pueblos. Diseñar un ¡HACEMOS!
y transfórmalo en un ¡VAMOS! Y lo más importante, tenemos el tiempo, para ser
capaces de focalizar el objetivo. ¿Parece imposible? No lo es. Simplemente vamos a
tomar el tiempo, para reflexionar lo que hemos sido capaces de hacer una semana
cualquiera en un lugar cualquiera.
Un miércoles hemos sido capaces de distinguir que la Patria es la Gente y por eso un
lunes salimos a la calle para reivindicar el derecho a vivir con luz y calefacción. Un
jueves hemos sido capaces de acompañar a los cargos públicos y vehicular de abajoarriba
y de arriba – abajo el trabajo para denunciar la situación de las mujeres en el
medio rural. Un jueves y un sábado, hemos sido capaces de convertirnos en
movimiento popular, sin siglas, sin logos y simplemente decir ¡No al TTIP!. Y un
domingo, hemos sido capaces, de ponernos a funcionar para pensar en lo que
¡Hacemos! , convertirlo en un ¡Vamos! y saber que ¡Podemos!.